martes, 2 de octubre de 2012

La revancha - episodio I

para leer mientras se toma coca cola


¡La puta che! vuelvo a ver la foto, y vuelvo a llorar. Tampoco es que pienso en ella todo el tiempo, sólo de vez en cuando, cuando estoy aburrido y no tengo nada que hacer. No entiendo por qué tengo la foto todavía, el otro día mi hermano buscaba unos papeles en mi cajón, la vio y se cagó de risa.

Y acá estoy, con los ojos empañados, esta mina no merece ni una lágrima, puta de mierda. No pienso romper la foto, me van a decir masoquista, pero me sigue gustando la sonrisa, me sigue pareciendo un canto a la vida, me sigue haciendo llorar. Romper o tirar la foto sería algo así como hacerme el boludo con la memoria.

Te fuiste, no te importó un carajo lo que hablamos, no te importó que te diga que me arrepentía, que no lo iba a hacer de nuevo, que estaba dispuesto a ser tu esclavo si eso solucionaba las cosas. Nada. Todo quedó en la nada, y ahora, el pelotudo que te recuerda y llora soy yo, y esta foto de mierda que te saqué el día que me juraste que me querías.

¿Te acordás de ese día? La puta, éramos dos pendejos con el mundo por delante, con ganas de cambiarlo, dispuestos a construir uno nuevo juntos. Me acuerdo que ahí, entre mates, y bajo el árbol, me dijiste que lo querías a tu viejo, y que te morías de ganas de verlo, pero que no ibas a aflojar, que tenías que estar del lado de tu vieja. Yo te conté que me angustiaba el paso del tiempo, que yo, a diferencia tuya, sí creía en el amor eterno, a pesar de que no conocíamos ningún matrimonio viejo que sea feliz.

-¡No sabes boluda! Me llamó mi ex. No Martín, ni Nico, ¡Me llamó Pablo!

-¿Te acordás mi compañero de la secundaria que te conté que era un divino? Ese, el flaco re bien, me dijo que se recibió de músico y da clases en un colegio. No se de dónde sacó mi numero, hace por lo menos diez años que no se nada de él… me re sorprendió. Desde que arranqué la facu y me puse con Martín que no lo veo. Qué loco che… me dijo que tiene una foto mía de cuando era chica, que me la quiere dar, le dije que bueno, y quedó en llamarme el sábado. Le dije que sí, que se yo… hace mil que no lo veo, el flaco no creo que quiera volver ni nada de eso, ya estamos grandes para hacernos los adolescentes románticos que nunca se olvidan.

Además yo acabo de cortar, no da, quiero estar un tiempo sola. Pero bueno, acepté, y no me arrepiento, no me va a venir mal acordarme un tiempo de las viejas épocas. Además el pibe siempre se portó de diez conmigo, me escribía cuentos, me cantaba temas, flores, jajaja ya sé, re cursi, pero bueno, éramos chicos…
Y qué sé yo, a veces pienso que fue el único que me quiso de verdad, esa fue la época mas linda de mi vida. Rasguña las piedras, las marchas contra el aumento del boleto del bondi, el mundial del 86, los fogones en campamentos, el flipper, el pac-man, las hamburguesas, el colegio, que se yo…

Bueno gorda, te dejo, después te cuento que onda mi cita de adolescente jaja. Te mando un besote y saludos a tu flia!